Blog

Publicaciones y artículos de interés

Laparoscopia

Bypass gástrico en paciente con Hernia de Hiato

Publicado el 17/07/2018


QUE ES UNA HERNIA DE HIATO

La hernia de hiato se produce cuando la parte superior del estómago protruye a través del músculo grande que separa el abdomen del tórax (diafragma).

SÍNTOMAS

La mayoría de las hernias de hiato no generan signos ni síntomas. No obstante, las hernias de hiato más grandes pueden ocasionar lo siguiente:

 • Acidez estomacal

 • Regurgitación de alimentos o líquidos a la boca

 • Reflujo del ácido estomacal al esófago (reflujo ácido)

 • Dificultad para tragar

 • Dolor abdominal o en el pecho

 • Falta de aire

 • Vómitos con sangre o heces oscuras, que pueden indicar sangrado gastrointestinal

Cuándo consultar al médico

Consulta con el médico si tienes algún signo o síntoma persistente que te preocupe

Causas

Una hernia de hiato se genera cuando el tejido muscular debilitado permite que el estómago protruya a través de la abertura en el diafragma. No siempre es claro por qué sucede esto. Pero una hernia de hiato puede ocurrir a causa de lo siguiente:

 • Cambios en el diafragma relacionados con la edad

 • Lesiones en la zona, por ejemplo, después de tener un traumatismo o después de determinados tipos de cirugía

 • Nacer con un hiato inusualmente grande

 • Presión persistente e intensa en los músculos cercanos, como la que se experimenta al toser, vomitar, al hacer presión durante la evacuación intestinal o al levantar objetos pesados

Factores de riesgo

La hernia de hiato es más frecuente en las siguientes personas:

 • Mayores de 50 años

 • Obesos

BYPASS GÁSTRICO Y HERNIA DE HIATO

En ocasiones esto se produce en pacientes con obesidad lo cual condiciona la decisión de realizar un tratamiento quirúrgico convencional. La mayoría de las veces se desaconseja la cirugía de la hernia de hiato en pacientes con obesidad mórbida. Sin embargo la cirugía bariátrica y en concreto el bypass gástrico es una técnica derivagiva excepcional en pacientes con hernia de hiato y síntomas intensos de reflujo gastroesofágico.

El Dr. Ruiz Rabelo es especialista en la realización de bypass gástrico.

Pida cita con el Dr. Ruiz Rabelo 



Compartir 

           


Reflujo gástrico o ardores: Indicaciones de la cirugía

Publicado el 17/07/2018


El reflujo gastroesofágico o los también conocidos "ardores" es una situación clínica en la que el contenido ácido del estómago sube hacia el esófago. Los pacientes pueden presentar estos ardores cuando una cantidad excesiva del ácido gástrico provoca irritación del esófago. Los síntomas pueden variar desde un disconfor localizado en región retroesternal (que puede llegar incluso al cuello y garganta) hasta la aparición de vómitos (incluso con el paciente dormido tras una cena copiosa). La quemazón y presión pueden durar varias horas e incluso empeorar con la ingesta de alimentos.

El reflujo puede ser algo normal que toda persona puede experimentar alguna vez en su vida. Sin embargo, cuando ese reflujo se repite al menos dos veces a la semana y afecta a la calidad de vida del paciente con síntomas como ardor, acidez (pirosis) o regurgitaciones es cuando se cataloga como enfermedad. Sabemos que puede afectar al 16 por ciento de la población siendo conocida como Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico (ERGE).

Perder peso, tener una dieta saludable, no saciarse en las comidas y elevar el cabecero de la cama son algunos de los consejos que la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD) ofrece a las personas que sufren reflujo para mitigar sus síntomas y complementar los tratamientos farmacológicos.

Las causas principales son que el esfínter esofágico inferior se relaja más veces de lo normal de forma espontánea o que la válvula está débil y cede ante cualquier presión, o incluso podría relacionarse con una alteración anatómica como la hernia de hiato. Entre las recomendaciones para evitarlo, la más eficaz es la pérdida de peso ya que la obesidad produce más presión en el abdomen. También es clave mantener una dieta sin exceso de grasas, chocolate, café, té, alcohol, tabaco y bebidas gaseosas, y dormir con la cabecera algo más elevada ya que la secreción de saliva facilita el lavado del ácido en el esófago.

Entre el 70 y el 90 por ciento de los pacientes responden al tratamiento con fármacos inhibidores de bomba de protones (IBP), que suprimen la secreción ácida gástrica, entre los que se encuentran el omeprazol, lansoprazol, pantoprazol, rabeprazol y esomeprazol, si bien en un 10-30 por ciento de los casos los pacientes no responden a estos fármacos.

Existen distintas manifestaciones asociadas como esofagitis (pequeñas heridas causadas por el ácido y la pepsina gástricos) y el esófago de Barrett (EB). Por eso los expertos recomiendan la realización de Endoscopia Diagnóstica cuando los síntomas son muy repetidos o no se responde al tratamiento farmacológico.

INDICACIONES DE LA CIRUGÍA:

Actualmente este tipo de enfermedad por reflujo puede solucionarse mediante técnicas poco invasivas. La cirugía laparoscópica se ha convertido en el mejor abordaje para solucionar esta patología. Si usted tiene síntomas a pesar de la medicación, tos nocturna, regurgitación, asma bronquial o infecciones respiratorias frecuentes asociadas debe consultar con un especialista y valorar la cirugía. Si usted ha sido diagnosticado de esófago de Barrett podría estar indicada una cirugía antireflujo para evitar la progresión a un cáncer de esófago.La funduplicatura laparoscópica también estaría indicada en las personas que han tenido una buena respuesta a los IBP pero que no desean mantener el tratamiento médico a largo plazo.

 

Compartir 

           



Colelitiasis o piedras en la vesícula. La colecistectomía laparoscópica

Publicado el 17/07/2018


La colelitiasis o piedras en la vesícula es uno de los problemas del aparato digestivo más comunes. Consiste en la formación de los conocidos cálculos biliares en la vesícula, un órgano cuya forma recuerda a una pera y que se encuentra adherido al hígado, o en los conductos biliares que lo comunican con el resto de órganos del sistema digestivo.

La función de la vesícula es el almacenamiento de la bilis hasta que se lleva a cabo la ingesta de comida diaria. En este momento, la vesícula envía la bilis a través de los conductos biliares hasta el intestino delgado, donde ayuda en la digestión. La necesidad de la bilis es especialmente importante cuando se ha ingerido gran cantidad de alimentos ricos en grasa, ya que son de digestión más complicada y requieren de un mayor esfuerzo por parte de nuestro sistema.

El tamaño de estos cálculos puede variar desde un grano de arena hasta una pelota de golf en los casos más extremos.

La colelitiasis puede ser de dos tipos dependiendo del compuesto principal:

Cálculos biliares de colesterol. Se trata del tipo de colelitiasis más común y a pesar de lo que se pueda pensar, no están relacionados con los niveles de colesterol en sangre. Se produce debido a que el colesterol que excreta el hígado es superior a la capacidad de la bilis para disolverlo, favoreciendo la formación de los cálculos biliares.

Cálculos biliares de bilirrubina (cálculos pigmentarios). Este tipo de colelitiasis se forma cuando los glóbulos rojos se descomponen, produciendo bilirrubina en exceso debido a algún tipo de problema médico causando una incapacidad de la bilis para disolverla, formando lo que conocemos como cálculos biliares pigmentarios.

Otro tipo de cálculos biliares que se pueden formar puede deberse a problemas de vaciado de la vesícula biliar, ya que si no se vacía del todo bastante a menudo la bilis puede llegar a tener una concentración muy alta y favorecer la formación de la colelitiasis (cálculos biliares).

Causas de la colelitiasis

Las causas que favorecen la formación de colelitiasis son variadas y en la mayoría de casos, la aparición de los cálculos biliares se debe a una conjunción de varios de estos factores de riesgo. A continuación enumeramos algunos de los factores relacionados con la aparición de colelitiasis biliar:

Ser mujer. Las mujeres tienen muchas más posibilidades de sufrir colelitiasis que los hombres.

Ser mayor de 40 años. En la gran mayoría de casos, tanto en hombres como en mujeres, los casos sintomáticos de colelitiasis se producen en personas de edades superiores a 40 años.

Sobrepeso. El sobrepeso y el sedentarismo son dos factores que en general no son buenos para la salud, siendo un factor muy importante en la aparición de los cálculos en la vesícula debido a los malos hábitos de alimentación que llevan a este estado (Comidas muy grasas, sobreesfuerzo intestinal, etc).

Factores hereditarios. Se ha detectado que en algunos casos, las personas en cuyas familias existían casos previos de colelitiasis, son más proclives a sufrir de este problema.

Diabetes. Las personas con diabetes deben llevar una vida saludable para evitar cualquier tipo de problema en general.

Cirrosis hepáticas o infecciones de los conductos biliares. Causan un aumento de la bilirrubina formando los cálculos pigmentarios.

Extracción de vesícula por laparoscopia

La operación de vesícula por laparoscopia para el alivio de los síntomas de las complicaciones de la colelitiasis consiste en la introducción en la cavidad abdominal de una mini-cámara que cuenta con una luz en su extremo distal y está conectada mediante fibra óptica a un monitor donde el cirujano puede ver el interior del paciente.

La parte diferenciadora de esta técnica sobre la cirugía abierta es que el médico tan sólo necesita de 3 mini-incisiones en la zona abdominal para introducir la cámara y el instrumental quirúrgico para extirpar la vesícula. Esto tiene como ventaja evitar la importante cicatriz de la cirugía abierta y reducir el tiempo de recuperación postoperatorio y las posibilidades de complicación, ya que el cuidado de la herida es mucho más sencillo.


Compartir 

           


Técnica laparoscópica para la hernia inguinal

Publicado el 17/07/2018



La hernia inguinal es una de los problemas de pared abdominal más frecuentes. Normalmente se trata de un “bulto” o tumoración en la region inguinal, suele ser doloroso sobre todo con los esfuerzos, largas horas de pie o al final de un día de trabajo físico intenso. La cirugía laparoscópica de la hernia inguinal permite una más rápida recuperación y sobre todo mucho menos dolor.

Una hernia es un defecto o espacio en los tejidos consistentes que forman los músculos. Esta debilidad provoca la protusión o salida de un “bulto”. De la misma manera el contenido interno abdominal tiende a salir a través de dicho defecto produciendo los síntomas característicos de la hernia inguinal: dolor, quemazón y síntomas en la región púbica. Cuando existe tumoración palpable la hernia ya está establecida, suele tratarse de un bulto que entra y sale.

Tanto hombres como mujeres pueden padecer hernias de la región inguinal. Aunque la hernia inguinal suele ser más frecuente en varones.

Por definición una hernia nunca mejora con el tiempo y el único tratamiento es quirúrgico. Los bragueros y sistemas de presión sobre la región inguinal están contraindicados. No existe ningún ejercicio físico o fisioterapia que pueda resolver una hernia inguinal.

¿Cómo puedo saber si tengo una hernia?

1. Las regiones anatómicas más frecuentes son: ingle (inguinal/crural), ombligo (umbilical) y zonas abdominales en las que se ha realizado cirugía previa (incisional).

2. Es fácil reconocer una hernia. Puedes notar un bulto bajo la piel. Normalmente se acompaña de dolor y disconfort cuando coges objetos pesados, toses, molestias al orinar o al defecar. Generalmente suele molestar si se está de pie muchas horas.

3. El dolor puede ser agudo o un dolor sordo que empeora y se hace mayor al final del día.

4. Un dolor continuo y mantenido, mayor de lo normal junto con una tumoración no reductible puede indicar que la hernia esté incarcerada o estrangulada. En ese caso debe contactar inmediatamente con un servicio de urgencias médicas para valoración por un cirujano.

¿Qué produce una hernia inguinal?

La pared abdominal tiene áreas naturales de posible debilidad. Las hernias pueden producirse en estas localizaciones debido a un esfuerzo mantenido, el paso de los años (edad), daño, cirugía previa o debilidad desde la infancia. Cualquier persona puede desarrollar una hernia inguinal. La mayoría de las hernias en niños son congénitas pero en adultos suelen asociarse a episodios de esfuerzos importantes mantenidos, tos persistente, dificultad para la defecación o la micción.

¿Tiene ventajas la cirugía laparoscópica?

La cirugía laparoscópica de la hernia se realiza mediante la introducción de un endoscopio y dos pequeñas pinzas en la cavidad extraperitoneal que existe entre la hernia y las visceras abdominales. Los pacientes intervenidos mediante esta técnica tienen una recuperación más corta y menos dolor que los intervenidos mediante cirugía abierta.

¿Soy candidato a cirugía laparoscópica?

Sólo tras un examen por un cirujano con experiencia se puede indicar un abordaje abierto o laparoscópico. El procedimiento puede no ser seguro para pacientes con cirugía previa de próstata o enfermedades de base importantes. Si te interesa saber más puedes consultar con nuestro equipo solicitando una cita a través de nuestra página de contacto.

Compartir 

           


Descarga nuestra APP

APP Dr. Ruiz Rabelo ya disponible para iOS y Android: Toda la información en tu bolsillo